miércoles, 29 de abril de 2009

La sensación del tiempo es ciertamente paradójica


Una nota por acá y otra por allá. Una inmensa cantidad de fotos por sacar. Miles de caras para recordar. Miles de datos para leer. Un número por cerrar. Un número caliente. Una cara que me robó una sonrisa. Un escritorio que perdió su habitual orden y colapsó de papeles. Un calendario mala onda que me anuncia la proximidad de un cierre. Y el reloj. El reloj que no tictaquea a mi ritmo.

No hay comentarios: