miércoles, 20 de mayo de 2009

Cada dos meses, mi monitor (laboral) emula un cuadro de Roy Lichtenstein

A saber: tan sólo 1/10 de los comerciales que tengo que ver son los que se presentan en el escritorio.

2 comentarios:

Ale dijo...

ja que buen fondo de pantalla enana

Hernán dijo...

Iupi.