martes, 22 de diciembre de 2009

La división masculina: el hombre “Mac” vs. el hombre “Pc”


El comienzo de la relación


El inicio de la relación con Mac suele ser orgásmico. Rápido, accesible, sin demasiadas vueltas y enfocado tan sólo a lo que realmente importa. Las relaciones con Pc, en cambio, suelen tener un inicio tortuoso. Casi como si tuvieran que procesar siete libros de instalación para poder subirse al auto y dirigirse a la primera sita. Todo esto con la concreta posibilidad de hacer algo mal (hecho que acompañará a la pareja hasta el final de sus días manifestándose en pequeños inconvenientes cotidianos).


La apariencia


Un usuario de Mac será, siempre, el acompañante elogiado por todas y cada una de las mujeres presentes en cualquier evento. Por su diseño, elegancia y simplicidad, es probable que el susodicho despierte más de un suspiro entre el público femenino. Pc, en cambio, siempre encontrará a su mujer justificando su apariencia con el siguiente pretexto: “Era más barato y por lo general sirve para las funciones básicas. Digo por lo general porque siempre existen esos momentos en los que su mente se cuelga y parece que nunca más se va a despertar”.


La dinámica


Las mujeres de Mac encontrarán su relación más sencilla. Con una pareja siempre concentrada y predispuesta para resolver los problemas, la terapia de pareja será, tan sólo, una temática de conversación con sus amigas PC. En cambio, las parejas de PC tendrán frecuentes problemas de “conexión”, en especial aquellas que se entregaron a las “bondades” de los “Vista” o cualquier sistema operativo nacido después de la generación “DOS”.


La aparición de los problemas


Con una pareja Mac, los problemas se resuelven de un modo muy práctico. En caso de aparecer algún elemento digno de enviar al “trashbox”, tendrán que arrastrar la discusión hacia la papelera de reciclaje y se encontrarán con un agradable sonido de victoria. En tanto, las mujeres de Pc siempre tendrán que revisar, dentro de todos los recuerdos de la relación, si en algún espacio –al cual jamás tendrán acceso directo- existen rezagos de aquel inconveniente. Sin tener jamás una confirmación lógica, las mujeres se entregan a la fe para poder seguir adelante.


El deseo por los otros


La monogamia es algo importante para Mac. Con una relación totalmente diseñada de a dos, es casi imposible que una mujer decida compartir a su hombre con cualquiera de sus amigas. Por el contrario, las mujeres PC se manifiestan siempre predispuestas a entregar a su hombre alegando: “Si lográs hacerlo funcionar, te lo regalo”.


La intimidad


La vida sexual de una pareja Mac suele ser muy bien calificada. Sin sobrecalentarse, el hombre Mac sabrá complacer a su mujer con una larga vida de actividad y ningún inconveniente coyuntural. Los encuentros suelen ser fluidos, siempre actualizados con las últimas modificaciones en el Kamasutra digital y, por sobre todas las cosas, sin interrupciones. Las mujeres PC no corren con la misma suerte. “Al principio todo funcionaba medianamente bien. Después empezaron los problemas. No le interesaba innovar, cada vez duraba menos y, muchas veces, tuve que mandarlo al médico porque ni siquiera arrancaba”.


Lo simple vs. Lo complicado


Los hombres Mac se sienten compatibles con cualquier tercero que llegue para mejorar la relación. Al hablar un idioma universal, suelen sufrir mínimas complicaciones a la hora de sincronizarse con lo nuevo. Pc, por el contrario, se siente incómodo frente a la situación y suele hacer las cosas más complicadas para que su mujer desista del intento.


El rendimiento


Un hombre mac tiene la capacidad de poder desarrollar incontables actividades simultáneas sin perder de vista las necesidades de su mujer. Una pareja de Pc tendrá que conformarse con una sola tarea, tomarse un café y esperar a que su marido la finalice, si no muere en el intento


El amor en tiempos de cólera


Las mujeres Mac encontrarán en su pareja a un personaje siempre activo, en buen estado físico y eternamente deseable. Inclusive en las reuniones familiares podrá deleitarse con los ancestros de su pareja quienes, aunque un tanto diferentes, serán atractivos hombres mayores. Las mujeres de PC no cuentan con la misma suerte. Habiendo prometido amor tanto en la salud como en la enfermedad, destintan diariamente algunas horas para mantener a su pareja protegida de los terribles virus que acechan a su especie.

No hay comentarios: