viernes, 26 de febrero de 2010

¿Qué hubiera pasado si Internet llegaba antes?

Romeo y Julieta jamás se habrían muerto por accidente. Crónica habría plaqueado: “Adolescente casi se suicida pero se salvó por un twitteo”. Los principales medios publicarían notas de investigación tituladas: “Las redes sociales salvan vidas”, y muchos se hubieran unido al grupo en Facebook: “Estuve a un twitt de ver la luz”.

Victor Sueiro, en tanto, hubiera generado el viral más grande de YouTube al publicar una filmación de su viaje al más allá. Tres millones de visualizaciones lo hubieran convertido en el hombre del año en el festival de Cannes mientras cientos de usuarios recrearían el video con parodias dignas de ser viralizadas.

En tanto, Cleopatra se habría convertido en la primera mujer en gestionar un blog sobre belleza y traiciones políticas. Sabríamos el paradero de su tumba y su Twitt póstumo: “Ya fue, @juliocesar se bajó y las tropas rodean Alejandría #adiosmundocruel”.

Tras la invasión romana, el foro internacional publicaría las fotos de los soldados destruyendo monumentos egipcios y el escándalo haría caer más de una cabeza política. Grupos en Facebook se crearían para repudiar el hecho.

El hombre de la caverna de Platón jamás hubiese regresado. Posiblemente, hubiera actualizado su locación en Google Maps y hubiera buzzeado: “Gente, acá está la posta”.

Por su parte, Jack el destripador sería uno de los twitteros más afamados del reino unido y su cuenta en flickr sería censurada por contener “material denunciado por otros usuarios”. “@policialondinense a ver si adivinan en dónde estoy”.

Macondo, en tanto, sería la ciudad con mayor repetición de “Nicks” del mundo. Situación que llevará a Bill Gates a dar una serie de conferencias sobre la importancia de mantener una identidad individual. “@Ursula jaja tal cual RT @aurelianobuendia todo se reduce a un cambio de nick?”.

Don Quijote habría abandonado sus dejos de locura al ver fotos de Dulcinea enfiestada en una fiesta en Facebook. “Sancho likes this”, habría hecho tambalear la relación con su amigo fiel quien hubiera alegado que le hackaron la cuenta. “Twittean Sancho, señal de que cabalgamos”.

Mariano Moreno hubiera hecho justicia desde su iPhone antes de ser envenenado. “@cornesaavedra JO DE ME… RT @mmoreno o me envenenaron o definitiamente me cayó algo mal”.

¿Qué hubiera sido de la infancia de millones de chicos si Wally hubiera descubierto el Google Maps?

La invasión a Troya hubiera sido más rápida de leer. “Entramos en un caballo de madera y los sorpendimos”, diría el twitt más prolijo de la historia de Twitter.

No existiría el mito de Atlantis y millones de dólares se hubieran ahorrado en películas pedorras de mitología. “@laura Ma, estamos bien. La ciudad no se hundió”, hubiera bastado.

Jacques Cousteau hubiera utilizado la aplicación “sobrevivir” del iPhone y la historia se perdería de uno de sus relatos más fuertes.

El escándalo sexual de Bill Cliton hubiera salido a la luz con mayor velocidad. “Estoy debajo del escritorio en la oficina oval, LOL”, hubiera dicho el estado de Mónica Lewinsky en Facebook. “Hillary Clinton likes this”.

La fórmula de Coca Cola sería de dominio universal luego de que su creador haya sido despedido. “El ingrediente secreto es arsénico, manga de loosers”, advertiría el despechado empleado.

La Argentina hubiera sufrido un escándalo inconmensurable luego de que deperfil.com publicara el listado de seguidores de Juan Domingo Perón en Twitter.

Sócrates hubiera demostrado su existencia por su legado en wordpress al tiempo en el que sus elocuentes respuestas hubieran sido desmitificadas desde su cuenta en Twitter: “Ay @platon, todo bien, pero nunca te dije eso”. Siguiente post: “Alguien se quiere colgar de mis tetas y no voy a decir quén…”.

El misterio de la princesa Anastacia se habría resuelto luego de que Inglaterra identificara su localización a través de su celular.

Luke hubiera sabido la verdad luego de que Darth Vader le mandara una invitación para formar parte del grupo de la familia Bather en Facebook.

Chewbacca habría utilizado el traductor de Google para hacerse entender y hubiera seguido al Tío Cosa en Twitter.

Dedos sería el campeón mundial de mensajes de texto, destronando a la china superpoderosa.

Lennon hubiera sobrevivido luego de que un grupo de fanáticos hubiera leído el mensaje de @Chapman en Twitter: “Saliendo a matar a John”.

La guardia roja hubiera localizado más rápidamente el paradero de Trotsky porque Diego lo habría etiquetado en el album “Asadito en la casa azul”.

Nostradamus habría creado el grupo: “A que junto mil personas para que salten y cambien el eje de la tierra”.

Hamlet hubiera resuelto su dilema tras resolver una aplicación en Facebook que le hubiera dicho: “Ser, definitivamente tienes que ser”.

Paul McCartney hubiera sido encarcelado por descargar música ilegal.

Ringo Starr formaría parte del grupo: “Revolution #9 (gracias @mirtaencero) es la canción más pelotuda de Los Beatles.

Borges hubiera respondido en FormSpring: “No, no me cabe Bioy Casares”.

Se hubiera resuelto el misterio de la civilización Maya: “Nos vamos todos para Jamaica. Que el último apague el MODEM”.

El inventor del cubo mágico no se hubiera hecho millonario porque a los pocos días de su lanzamiento la competencia hubiera sacado una aplicación para iPhone con la resolución.

Roberto Arlt hubiera utilizado el corrector de Word y lo hubieran invitado al grupo “Flores” en Facebook.

El libro de Doña Petrona sería el más descargado de Amazon.

No hay comentarios: