domingo, 22 de agosto de 2010

"Negri, para crecer tenés que tragar..."

MinutoUno supo ser, certeramente, una cuna de aprendizaje que me acompañó tanto en mis literales comienzos periodísticos como en la actualidad. Siempre, claro, de la mano de compañeros que supieron exprimir lo mejor -y lo peor- de quien les escribe.

Sin embargo, uno siempre sobresalió del resto. Sus contestaciones veloces e irónicas, sus envidiables notas y su obsesión por el ranking -que, claramente, lideraba-, lo llevó a convertirse en el mayor protagonista de las anécdotas divertidas que relato, una y otra vez, cuando me junto a tomar algo con amigos.

Nunca olvidaré cuando el Juglar...

Instaló la palabra "ganso" en la redacción
Me quitó la posibilidad de ver la Playboy porque, claro, era una "niña muy pequeña para ver esos tremendos pares de tetas"
Me llevó a casa desde la redacción y lo hice dar veinte vueltas a la manzana hasta encontrar mi casa
Me mandó a la "re mierda" una y otra vez
Comenzó a diario la guerra de papeles que nos hacía respirar de la agenda periodística
Me enseñó que "todas son un gato, hasta que demuestren lo contrario"
Me bautizó "María Manuela Mendy" y no paró hasta cierto día en el que le mostré mi documento y finalmente aceptó que no me llamaba María y que tenía otro apellido más

Y, finalmente, la lección más sabia de todas: "Para crecer, hay que tragar"

2 comentarios:

Juglar dijo...

son patrañas, jamas le dije que solo lo tenia que hacer para crecer! te quiero amiga!
El Juglar

manu. dijo...

jajaja no esperaba menos de vos Juglar!
Yo también, a ver cuándo nos vemos y me disfrutás en un período tan alterado que ni yo me aguanto!
Besos,
María Manuela