sábado, 28 de agosto de 2010

Todo sobre mi madre

Cuando finalmente tomás la decisión de abandonar el nido, hay una cosa en la que pensás: no quiero convertirme en mi madre.

Ni siquiera terminé de instalarme y ya lo asumo: soy igual, exactamente igual a ella.

No hay comentarios: