sábado, 18 de diciembre de 2010

Romanticismo etílico

Creo que nunca voy a poder ser como la novia de tu hermano. No recuerdo bien la primera vez que nos vimos y mucho menos la primera impresión que me causaste. Lo que sí recuerdo y, claro, nunca voy a poder revelar en esas reuniones familiares malformadas a las que me sometés de tanto en tanto, es el momento en el que me di cuenta de que si me abrazabas se me cortaba la respiración.

3 comentarios:

Ale dijo...

jajajajajajaja tal cual

Nico dijo...

El alcohol siempre me ha regalado grandes y gloriosos momentos románticos.

manu. dijo...

Por eso se dice que sos un romántico...