lunes, 25 de julio de 2011

Moretón


Un mensaje desesperado en tu contestador, un sms a altas horas de la madrugada. Me molesta. Me irrita. Sabés que me jode. Pero vos seguís, como si nada, obligándome a ser la mala de la película. Una loca histérica que imagina cosas en donde no las hay. Pero no. Las respuestas no son tan lineales. Vos no sos lineal, yo no soy lineal. Miles de variables explican las cosas pero yo, con mi manía de mujer neurótica, siempre me imagino lo peor. Y es que el mensaje en el contestador era para otro, para algún borracho que dio mal su número intentando escapar de alguna mujer fácil de boliche. Alguno de tus amigos, seguro. ¿Y el sms a las cuatro de la mañana? Un texto de Fiat anunciándote que eras candidato para un nuevo 0km. Perdoná mi amor, no me gusta desconfiar de vos. Soy mala, mala, mala. Cómo se me van a meter esas cosas en la cabeza. Cómo fui capaz de pensar que podías llegar a estar con otra. Perdoname, te juro que no me molestan tus llegadas tarde, tus cambios de planes a último momento y tus presentaciones cortas e incómodas. Lucía, una compañera de trabajo. Eso sí, te juro por lo que más quiero, que la marca que llevo en el cuello es sólo un moretón.

No hay comentarios: