domingo, 28 de agosto de 2011

Titulámelo querido

Me gusta que ante mis planteos me digas “gila”. Así, sin pudor ni temor a quedar mal. Cuatro letras, un concepto cantina y yo, entre las sábanas, paso de la indignación al éxtasis. Me gusta que no escuches “música en inglés” y que en tu auto siempre haya una caja de forros aguardando el desenlace de una noche de verano. Me gusta que hables de “ustedes” y de “nosotros”. Que te esmeres en demostrarme lo que un chico como vos, de ese bando, es capaz de hacer en la intimidad de cuatro paredes, la parte trasera de un auto, la puerta de un edificio poco iluminado y el balcón de algún amigo de turno. Me gusta el diálogo gestual. Ese “vos”, “yo”, “cuartito”, “ya”. Perder el tiempo, cosa de la gente como uno.

No hay comentarios: