miércoles, 14 de septiembre de 2011

Brindis por el reencuentro

Siempre dijimos que el día en el que alguno de nosotros muriera, íbamos a levantar una copa en su honor. También nos divertimos, con la impunidad que la juventud nos confería, imaginando cómo serían nuestros velorios. Me acuerdo que me pediste que te dejara un ramo de orquídeas sobre el cajón y que gritara, hasta perder la voz: “¡Qué bueno es estar vivo!”.

Creo que ninguno de los dos imaginó que esas palabras, hoy tan a flor de piel, se convertirían en esquirlas latentes. Que esos delirios, imaginados desde el absurdo de una mesa de borrachos felices, iban a convertirse en mandatos. Al menos no tan pronto.

Me tocó despedirte de la forma menos nuestra. Me tocó llorarte. Me tocó gritar por dentro. Me tocó maldecirte. Me tocó odiarte. Me tocó el dolor. Me llevaste hacia esta situación en donde todavía extrañarte me resulta lejano.

Todavía no levanté la copa, ni grité, ni perdí la voz. Tuviste tus orquídeas, me encargué de que otro las llevase en mi nombre. Y es que no pude verte en un cajón. No pude, no quise, no lo hice. Prefiero quedarme con la imagen de aquella persona que brindaba por la felicidad eterna. Sé que nos volveremos a ver, por eso guardo el brindis para el reencuentro.

6 comentarios:

Lu dijo...

Impecable manu. me hiciste llorar. gracias por el abrazo que me diste hoy, me ayudo mucho. hiciste bien en no ir al entierro. te dejo un beso grande y espero que nos encontremos para tomar un cafe un dia de estos.

Nico dijo...

él te entendió y te entiende. Te quiero mucho enana y te mando un abrazo de esos que te di hoy. Te necesito fuerte, por mí y por los chicos. Vamos!

Claudio dijo...

Ya volveremos a juntarnos todos, ya brindaremos como en las viejas épocas. Todos juntos, como siempre.

Mati dijo...

Ayer te vi muy triste, recordá que él te quería "bien arriba".

martin. dijo...

Entre tus lágrimas me dijiste algo muy sabio hoy. Espero que podamos cumplirlo. Por vos, por él, por mí y por todos. Son momentos complicados en donde uno siente que perdió de golpe todas las energías. Agarrate a lo que puedas enana, no te caigas. Te necesito fuerte, sos mi pilar.

jugodemaracuya dijo...

Esto es de lo más bonito y triste que he leído.
Lo siento mucho.

Saludos.