lunes, 17 de octubre de 2011

Lotería

Compraste todos los números. Todos. Recuerdo haberte advertido que no ibas a ganar, que tu inversión estaba condenada a una pesificación lamentable, pero tu obstinación pudo más y depositaste tus escasos ahorros emocionales, tan vapuleados por las constantes devaluaciones, en lo que dimos a llamar nuestra relación. Te insistí que no era el momento. Que el colchón había vuelto a convertirse en el lugar más seguro. Pero fuiste por más. Y hoy, desde el otro lado del ordenador, sólo me queda la admiración por la ambición que sé, en algún momento, te llevará a grandes ganancias.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo compro todos tus numeros Mendy, todoss

Nico dijo...

Que paso, te acorralaron enana? Te dije que en algun momento ibas a terminar queriendo sentar cabeza nuevamente