lunes, 12 de diciembre de 2011

Condicionales

Y si acaso pudieras sentir el temblor que invade tu humanidad cuando alguien te habla al oído. Si pudieras experimentar la angustia visceral de comprender un adiós. De padecerlo, racionalizarlo, adolecerlo. Si pudieras sentir cómo se acelera tu pulso cuando mis manos tocan tu cuerpo. Desnudo, inválido, despojado de excusas, entregado a lo animal, al impulso. Si tan sólo pudieras fragmentar tu unicidad, tu mundo paralelo. Espejos, espejos y más espejos biselados. Sin tan sólo pudieras despojarte del todo, disfrutar del placer perverso que nos sugiere la nada. Si tan sólo pudieras.

4 comentarios:

Lucas dijo...

impactante y fuerte, como nos tenías acostumbrados en el taller. Veo que tu pluma sigue intacta.

Anónimo dijo...

Si tan solo pudieras recordar, como lo hago yo, nuestros encuentros. Si tan solo pudiera evitar leerte. Si tan solo pudiera no extrañarte.

Luciana B. dijo...

como siempre corto con los mensajes literarios. SI TAN SOLO pudieras responder un bendito mensaje de texto.

Nico. dijo...

Estuviste bien Lu, la enana esta demasiado borrada y ya ni aparece en las reuniones. Igual, me siento en la obligación de decirle (o escribirle, quizá) que es uno de los "relatos" mas crudos que le conozco. Como siempre, te esperamos con los brazos abiertos y un poco de melancolia en las miradas.