sábado, 7 de enero de 2012

Juntos

Descubrir una nueva mirada. Sus matices y silencios. Descubrir el tenor de nuevas manos que recorren nuestro cuerpo. Un camino hacia el desconocimiento en su estado más puro. Un rescate de morfina a tiempo, justo cuando la nada se nos hacía inevitable. Conquistar nuevos recovecos físicos, lugares en donde apoyar nuestra cabeza en tiempos de poca paz. Certezas inesperadas, pero necesarias. Risas espontáneas que acompañan situaciones. Chistes viejos, renovados, que aplican a nuevas sábanas. El sencillo placer de cerrar los ojos y sentirse acompañado.

2 comentarios:

Nico. dijo...

Amén, enana. Pocas cosas nos completan tanto como encontrar un complemento.

Ger dijo...

Arrancando la ruta juntos.