sábado, 26 de mayo de 2012

Conversaciones con #madre



Antes que nada, lo confieso: la amo con el alma. Pero Madre tiene salidas tan inimaginables que no puedo evitar compartir. A continuación, nuestro último diálogo telefónico:

m.: Ma, ¿cómo estás?
Madre: Hija, acá, con tu papá, por almorzar.
m.: Ah bueno, mandale besos a papá.
Madre: Bueno, no me preocupes, ¿por qué me llamaste?
m.: ¿Por qué te voy a preocupar?
Madre: Porque no me llamás nunca, así que algo te debe haber pasado.
m.: Sí, te llamo porque estoy muy mal del estómago.

(Silencio inespererado)

Madre: Y sí.
m.: ¿Cómo 'y sí'?
Madre: ¿Cómo no vas a estar mal del estómago?
m.: No entiendo, ¿por qué tengo que estar mal del estómago?
Madre: Por el mate, hija.
m.: ¿Qué tiene el mate?
Madre: El mate en sí no es el problema, el problema sos vos que andás haciéndote la hippie por la vida y le cebás mate a cualquiera.
m.: No le cebo mate a cualquiera.
Madre: Yo les enseñé a ni siquiera compartir vasos y vos vas por la vida interactuando con la saliva de vaya a saber quiénes.
m.: Pero te digo que no le cebo mate a cualquiera. No voy por el tren convidándole infusiones a la gente.
Madre: ¿Con quiénes compartís mates?
m.: Con mis amigos y con la gente del trabajo.
Madre: La gente del trabajo, claro. ¿Y vos qué sabés si no andan acuchillándose por ahí cuando no están trabajando?
m.: ¿Eh?
Madre: Mirá, menos mal que te agarró sólo dolor de estómago porque te podrías haber agarrado una hepatitis de aquellas...
m.: Bueno, menos mal que no me agarré ni hepatitis ni sífilis por el mate, Ma. Vamos al punto, ¿qué puedo comer?
Madre: Pollito y arroz, hija. Pollito y arroz.
m.: Perfecto, ¿ustedes están bien?

(Suena el portero del departamento)

Madre: Sí, sí, todo bien por suerte.
m.: Me alegro entonces, después hablamos mejor que me acaban de tocar el timbre. Mandá besos para todos.
Madre: Bueno, acá te mandan otros.
m.: Dale, besos.
Madre: Esperá.
m.: ¿Qué pasa, Ma?
Madre: Pollito, arroz, ¿eh? Y nada de mate.

2 comentarios:

Juan Darién dijo...

Qué grande la mama. Muero por conocerla. Nahuel

manu. dijo...

Cuando quieras hacemos un asadito en NordeltaLand