viernes, 25 de mayo de 2012

Tomala vos


Mentir es para otros y lo sabés. No se me da la sonrisa complaciente ni el comentario educado. Tampoco heredé mayores facilidades para sostener diálogos que me resultan poco atractivos. Admiro a la gente que no siente vergüenza cuando desliza frases como: “¡Pero qué fascinante la historia de tu amiga Pichi!”. Vamos. Ni Pichi, ni Muchi ni Kinchi. No me interesa saber cómo conocieron a sus novios en el bondi porque, desde el vamos, no viajo en Bondi. Y si lo hiciera, dejaría pasar al amor de mi vida con tal de encontrar un asiento disponible. Ventanilla mata novio. Sabés como soy. Me conociste así. No pretendas ahora que me convierta en cura. Soy pecadora, de primera hora. Eso sí: siempre joya, sólo una vez taxi. Pero no cuenta, no estaba en mis cabales.  

1 comentario:

Luciana B dijo...

Ventanilla mata novio va a ser mi nuevo lema. Te amo irónica y todo, te amo