miércoles, 12 de septiembre de 2012

Mea culpa

Crónica de un ping-pong desafortunado.

Decime qué pensás. Dale, contame. Dejémonos de estos jueguitos perversos que no nos llevan a ningún lado. Planteate qué te sugiere el delirio de la nada misma, la falta de argumentos, el sinsentido de la ridiculez. Vamos. Tomalo como un desafío. Dejá de tirarme siempre la pelota al área y analizá tu defensa. Mové tus fichas y dale vueltas a la ruleta. Despojate de tu ego. Colgá la armadura. Mirate por una vez al espejo y animate a encontrar las respuestas a todas tus preguntas. Después contame qué onda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que decir? se ve que la pelota ya no esta en tu area.

manu. dijo...

Texto viejo. Ese partido se terminó hace años ;)