viernes, 28 de septiembre de 2012

Sinsabores



Una muchacha y una guitarra.
        Eso, sólo eso.
Tonos tristes, acordes bajos.
Nada, nada, nada.
Despojos de quien fue,
        visiones de quién será.
Pocos rastros de quien es.
Pero es,
        repiten los estribillos.
Una muchacha y una guitarra.
        Eso, sólo eso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me quedo con la muchacha, ¿quién agarra la guitarra?